Martes, 05 Noviembre 2019 14:41

Comunicado en solidaridad con Chile

Imagen de la ciudad de Santiago en la que en un lateral de un edificio se proyecta la frase "no volveremos a la normalidad porque la normalidad era el problema" Imagen de la ciudad de Santiago en la que en un lateral de un edificio se proyecta la frase "no volveremos a la normalidad porque la normalidad era el problema"

La Red Interuniversitaria Latinoamericana y del Caribe de Discapacidad y Derechos Humanos, hacemos saber:

  1. Nuestra profunda preocupación por los acontecimientos que en estos momentos atraviesa muchos de los países Latinoamericanos, producto de políticas neoliberales impuestas por organismos internacionales de control de las economías, que hoy afectan a la población de la Patria Grande, especialmente a población indígenas, estudiantes y sindicatos.
  2. Frente a las decisiones tomadas por los gobiernos de Ecuador y Chile de austeridad económica o ajustes a precios, la población ha salido a la defensa de sus derechos, debido a que estas terminan generando mayores condiciones de vulnerabilidad y pobreza. Ambos gobiernos han dado respuesta con toques de queda y estados de excepción, acciones que no se veían desde la época de la represión política y que no son un buen presagio a la distención de la crisis, por el contrario, contribuye a la escalada de la conflictividad.
  3. En otros países, tales como Colombia, la semana pasada, Panamá y Costa Rica, esta semana, estudiantes, profesores, administrativos y autoridades de universitarias públicas han salido y saldrán a manifestar su rechazo al destino de fondos para la educación para el pago de demandas al Estado, reformas constitucionales que retiran a las universidades estatales la potestad de fiscalizar la educación superior y en defensa del presupuesto universitario, educación pública y el Estado social de derecho, respectivamente.
  4. Las políticas neoliberales, llegan a afectar de manera importante los presupuestos de la universidad pública, comprometiendo su gratuidad, lo cual defendemos como un derecho de la población. Cada vez es mas costoso para los jóvenes el acceso a los estudios universitarios y eso compromete de manera significativa el desarrollo de nuestras sociedades. Muchos estudiantes universitarios hipotecan su futuro con el objetivo de tener acceso a estudios universitarios lo cual implica proyectos de vida de familias y comunidades enteras.
  5. Nuestra mayor preocupación es que los esfuerzos que por años se han venido levantando y sosteniendo para que estudiantes con discapacidad ingresen a la enseñanza superior se ven comprometidos con estas acciones.
  6. El aumento del costo a los servicios públicos, como es el transporte, representa disminuir de manera significativa la única posibilidad de movilidad a personas con discapacidad, significa un duro golpe para las economías de las familias, sobre todo cuando acciones como estas vienen acompañadas de otras medidas que van en sentido contrario a políticas sociales de inclusión.
  7. Es un contrasentido, que del presupuesto de las universidades estatales se pague las sentencias o fallos proferidos en contra de un Estado, en vez de invertir mas recursos y realizar acciones afirmativas, por ejemplo, en políticas de subsidios, becas, etc., a poblaciones que por razones estructurales han estado excluidas de educación superior. Lo mismo presenta que la educación superior privada no tenga mecanismos de control, lo cual haría menos accesible los estudios universitarios, razón por la cual el presupuesto de la educación en todos sus niveles debe procurar incrementarse en vez de disminuirse o buscarle otros destinos.
  8. La inclusión de estudiantes con discapacidad a la enseñanza superior, requiere no solo del reconocimiento de sus derechos, si a esto no se le apareja la distribución de recursos económicos, esta intención no queda mas que en una retórica, que nuestros pueblos ya conocen y por ello hoy hacen frente a políticas que distribuyen pobreza y no los pocos recursos con los que los estados cuentan.

 Los abajo firmantes, nos solidarizamos con las luchas de los pueblos Latinoamericanos en estos momentos de reivindicación y defensa de la educación pública y gratuita como un derecho pilar básico para la vida digna.

Exhortamos a que se visibilice la situación de las personas con discapacidad en este contexto, especialmente en el contexto educativo, para evitar que los pocos avances se pierdan y que se dejen al margen sus propias reivindicaciones.

Cilene Trejos. Costa Rica Arlet Klauss. Chile
Marcela Méndez. Argentina Yomaris González. Panamá
Juliana Cabezas. Argentina María Teresa Hidalgo. Chile
Sandra Katz. Argentina Rocío Molina Bejas. Colombia
María José Bagnato. Uruguay Ingrid Elizondo. Guatemala
Mónica Carvajal. Colombia Ronald Solís. Guatemala
Aleida Fernández. Colombia Blanca Zardel Jacobo. México
Georgina García. Chile Verónica González Bonet. Argentina
Agustina Palacios. Argentina Eska Elena Solano. México
Tatiana Valverde Calderón. Costa Rica Valeria Delgado. Argentina
Cecilia Bastías. Chile Valentina Delgado Gallo. Uruguay
Ana Clara Rucci. Argentina Ariel Librandi. Argentina
Yasmin Lecourt Kendall. Chile Antonela Prezio. Argentina
Silvia Vega. Argentina Leticia Coelo. Brasil
Camerina Robles. México Raquel Jelinek. México
Alicia López. México Griselda Amuchástegui. Argentina