Actualidad

Jueves, 14 Septiembre 2017 12:12

Los aportes de la Universidad de Costa Rica en la construcción de una vida independiente

En el marco de la conmemoración de la independencia de Costa Rica, algunos académicos de la Universidad de Costa Rica (UCR) reflexionan acerca de los aportes que las universidades han hecho al mundo, y particularmente aquellos que la UCR ha brindado en la construcción de vida independiente en el país.

Entre estas apreciaciones existe una visión común: la Universidad como institución de reflexión, crítica y desarrollo del conocimiento. Así lo resume el Rector de la UCR, Dr. Henning Jensen Pennington, quien afirma que la Universidad es una de las instituciones más antiguas y estables de la cultura occidental.

“Mediante el cultivo del conocimiento, su desarrollo y transmisión, la Universidad ha contribuido al progreso social, económico y cultural de manera incalculable. Como institución formadora de profesionales, la Universidad ha promovido en todo el mundo la movilidad social, estimulado el progreso productivo y cimentado el desarrollo de la identidad nacional. Gracias a su universalidad, los valores universitarios han sido clave en profundizar la independencia de los pueblos y, al mismo tiempo, el diálogo entre ellos. Es por ello que la institución universitaria es un factor decisivo de progreso y de paz”, expresó el Rector.

En la opinión de la historiadora Rina Cáceres, quien además es coordinadora de la Cátedra de Estudios de África y el Caribe de la UCR, la conmemoración de la independencia no fue igual para todas las personas. El proyecto hegemónico de blanqueamiento dejó un legado de homogenización, y excluyó a los pueblos originarios.

“Un país multiétnico y pluricultural, como se define ahora la República de Costa Rica, debe incorporar la diversidad cultural de los pueblos que la habitan. A casi dos siglos de la firma de la independencia, la UCR ha hecho grandes esfuerzos por promover la reflexión y el debate sobre estos retos pendientes, y se ha empeñado en abrir espacios para promover la inclusión”, afirmó.

Uno de estos esfuerzos se visibiliza en el aumento en la matrícula de estudiantes de territorios indígenas de todo el país, que en dos años aumentó diez veces pasando de 12 en el 2015 a 120 en el 2017.

Estos resultados se alcanzaron gracias a estrategias de trabajo directo con estas poblaciones, como el apoyo académico en estudios secundarios, el reforzamiento de la relación entre la universidad y las comunidades, y la asesoría y el acompañamiento en el proceso de admisión y en la permanencia universitaria.

La equidad en el acceso a la educación superior también se manifiesta en la posibilidad de que jóvenes con discapacidades cognitivas tengan un espacio en el seno de la Universidad. Hace ocho años se creó el Programa de Inclusión de Personas con Discapacidad Cognitiva a la Educación Superior (PROIN), como una respuesta para el cumplimiento de los derechos de todas las personas con discapacidades. En el semestre en curso, 121 estudiantes con esta condición llevan cursos con PROIN.

“La UCR se convierte en pionera y, hasta la fecha, es la única instancia de educación superior pública a nivel latinoamericano que da un lugar intrauniversitario a la población con discapacidad cognitiva, con la oportunidad de elegir cursos libres de formación académica con independencia en su participación”, indicó la M.Sc. Mildred García, coordinadora de esta programa.

Enlace al artículo

Más noticias

  • 1

 

©2020 Red Interuniversitaria Latinoamericana y del Caribe sobre Discapacidad y Derechos Humanos. Todos los derechos reservados

Search